domingo, mayo 22, 2005

Un futuro best-seller.

Qué tal?
A petición de Alber he decidido continuar la historia que comenzó hace unos días. Le he corregido las faltas de ortografía, para dar buen ejemplo, jeje, pero no he cambiado ni añadido ninguna palabra, eeh. Estáis todos invitados a continuarla, con una cantidad mínima de 20 palabras y una máxima de 40, así el margen es amplio para quien no tenga muchas ganas de escribir o quien quiera extenderse un poco más, pero sin pasarse. Se recomienda ser honrado y seguir la historia con coherencia, pensando bien lo que se va a escribir, vale? es fácil, leed bien lo anterior y seguid la trama, insisto, para decir paridas está la otra de 7 :D que continuaremos al mismo tiempo, porque está muy emocionante, jajaja. También recomiendo que procuréis escribir correctamente, o si no tendré que corregir vuestras faltas, jeje. Ahí va la historia, espero que os animéis a seguirla (coherentemente), si no seremos Alber y yo solos quienes escribamos este futuro best-seller ¿no queréis vuestra parte de los beneficios? jajajaja!



(1) María era una chica normal, de estatura media, morena, de pelo corto. Aquella noche había salido a pasear a su perro por los alrededores de su barrio, en la ciudad de Frikilandia, su perro era un sabueso de piel blanca, se llamaba Snoopy. María estaba especialmente orgullosa de su perro, le había enseñado a dar la patita y a sentarse a su orden, además de otras maniobras típicas. Aquella noche brillaba la luna, el cielo estaba despejado, por lo que desde las afueras podían contemplarse las estrellas; este paisaje agradó a María que se había quedado ensimismada mirando al cielo y no se percató de que una figura la seguía (2) muy de cerca. Snoopy se mostraba intranquilo desde que salieron del chalé, miraba hacia un lado, hacia el otro, hacia atrás, como buscando algo tras la oscuridad. María se preguntaba divertida si estaría olisqueando a alguna perrita......

13 comentarios:

  1. Snif, snif, estoy emocionado, snif snif, por fin mi historía ha tenido coninuidad, en fin a ver que tal va la imaginación del personal, a mi no me importa que escribais 20, 14, 23 o las palabras que sean, casi prefiero que sea a criterio del usuario, porque unos dias se puede estar más inspirado que otros, pero bueno lo importante es seguir la trama.

    PD: en cuanto tenga tiempo para pensar algo bueno continuo, q el viernes q viene tengo entrega.

    PD2: seguro que sólo me corregiste acentos, y creo que es chalet, y no chalé.

    PD3: puede q chalé este tmb permitido, no estoy seguro

    ResponderEliminar
  2. Yeims, no hace falta que te pongas a pensar mucho cómo vas a continuar, no me vayas a escribir ahora 3 páginas de texto, que te veo venir... jeje, que no se trata de eso, se trata de escribir dos o tres frases con sentido que tengan coherencia con lo anterior, eso se piensa en 5 minutos. Por eso es mejor limitar un poco la participación, entre 20 y 40 palabras (aunque si se escriben 15 ó 45 tampoco pasa nada, pero aproximadamente eso). Si no se corre el peligro de que alguien desarrolle demasiado la trama hacia su conveniencia, y además hay que hacerlo dinámico, no que tenga uno que estar dos días enteros dándole vueltas al coco a ver qué se le ocurre, eso no! tiene que ser más espontáneo, lo cual no quita que tenga coherencia con lo anterior.
    Espero que participeis.

    PD: "chalé" está aceptado por la RAE, es uno de los múltiples ejemplos de españolización de palabras venidas de fuera. Como habréis observado a veces me tomo la libertad de españolizar "barbarismos" de uso común, como mésenyer, imeil, frik etc.

    ResponderEliminar
  3. (Bueno todo parece indicar que esta es nuestra historia jei di, asi q hagamos un buen trabajo, trataré de escribir lo más correctamente posible).
    , fue entonces cuando Snoopy comenzó a sobresaltarse más y más, comenzo a tirar de la correa, maría que era una chica de constitución delgada, apenas tenía fuerza para controlar a Snoopy, que se encontraba totalmente fuera de sí. Después de forcejear con la correa Snoopy consiguió escapar calle abajo, María no daba credito a lo que había sucedido, Snoopy era un perro muy docil, nunca antes había actuado de tal manera, sin duda algo debió de afectarle.
    Tras reponerse de la sorpresa, María comenzo a correr calle abajo tras su perro.

    ResponderEliminar
  4. Mu bien, Yeims! por fin te has decidido a continuar. Has escrito un huevo de interesantes líneas, pero teniendo en cuenta que seguramente seremos nosotros dos los únicos que desarrollemos la historia mejor así, que cunda, jeje. Quizá con el tiempo se anime alguien más, quién sabe...

    ResponderEliminar
  5. (4)
    -¡SNOOPY, SNOOPY! ¿A dónde vas? ¡Vuelve! -gritaba mientras corría y pensaba que quizá habría sido mejor hacer caso a su madre.
    Ella no quería que lo caparan, pobrecito, cómo iba a hacerle eso a su perro. Pero su madre insistía en que un día se espaparía para buscar novia y que era mejor evitar problemas. María no estaba de acuerdo, Snoopy tenía tanto derecho a bucar pareja como cualquiera. Quizá ese día había llegado y era el motivo por el que estaba ahora corriendo tras él. Prefería pensar que se trataba de eso, ¿qué otra cosa podía ser?

    ResponderEliminar
  6. de momento te corrijo el texto:

    -¡SNOOPY, SNOOPY! ¿A dónde vas? ¡Vuelve! -gritaba mientras corría y pensaba que quizá habría sido mejor hacer caso a su madre.
    Ella no quería que lo caparan, pobrecito, cómo iba a hacerle eso a su perro. Pero su madre insistía en que un día se escaparía para buscar novia y que era mejor evitar problemas. María no estaba de acuerdo, Snoopy tenía tanto derecho a bucar pareja como cualquiera. Quizá ese día había llegado y era el motivo por el que estaba ahora corriendo tras él. Prefería pensar que se trataba de eso, ¿qué otra cosa podía ser?

    proximamente continuaré.

    ResponderEliminar
  7. emmm? cómo que me corriges el texto??? si la única falta que había no me la has corregido, lo has dejado igual, jejeje, he puesto "bucar" en lugar de "buscar", pero ha sido una típica falta por escribir rápido.

    Weno, Yeims, no te demores mucho, espero tu continuación (o la de alguien que quiera participar, que va a ser que no, me parece...)

    ResponderEliminar
  8. Ahí va, se me escapo esa, porque la que yo te corregí fue "espaparias" por "escaparias". jejeje; pronto la continuaré.

    ResponderEliminar
  9. Pero, no era eso, en el fondo, muy en su interior, sabia que su perro la amaba demasiado para huir. Un sudor frio recorrió todo su cuerpo y quedó paralizada de temor.


    Vuestro siempre

    ResponderEliminar
  10. Persón, mi ultima palabra es "terror" en vez de temor

    ResponderEliminar
  11. Tenemos un nuevo participante! la emoción me embarga... Bienvenido, Snoopy :)



    (5) Pero, no era eso, en el fondo, muy en su interior, sabia que su perro la amaba demasiado para huir. Un sudor frio recorrió todo su cuerpo y quedó paralizada de terror. (6)Intuía que algo extraño estaba ocurriendo, había demasiado silencio! La exquisita calma que le rodeaba contrastaba con su agitación interior. Más aún cuando se percató de que había perdido de vista a su perro, no había podido seguirle, era demasiado rápido para sus débiles piernas.
    De repente, "CLIK", se oyó un sonido metálico, como a veinte metros de distancia. Después nada, silencio de nuevo en aquel penumbroso descampado donde se encontraba, a las afueras de Frikilandia.

    ResponderEliminar
  12. (7) Frikilandia era una hermosa ciudad a la orilla del rio
    "Crustaceo"; nombre este debido al fundador de la ciudad, el Friki Narrador. Podría decirse que estaba dividida en dos zonas principales, por un lado estaba el sector norte, donde nunca se ponía el sol y todo era alegre y bonito, y por otro lado la zona sur u obscura, donde todo era tenebroso, silencioso... En efecto!. Ella, que planeaba solamente pasear a su querida mascota por la zona limitrofe, habiendo olvidado todas las advertencias, más por precipitación que por desovediencia, habia terminado en lo más profundo de la zona obscura petrificada de terror y, en el fondo, sabiendo que algo de una malignidad extrema estaba a punto de ocurrir.

    ResponderEliminar
  13. (8)
    María se encontraba ante un auténtico dilema. Podía salir huyendo de vuelta a su barrio, como la mente le pedía, que le avisaba insistentemente del peligro que aquí corría; o podía buscar a su perro, que se había internado en las profundidades de la zona obscura. Lo más lógico habría sido salir de este sitio inmediatamente, pero su corazón sabía que si no buscaba a Snoopy ahora no volvería a verlo jamás.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.