miércoles, marzo 26, 2008

Mitos y leyendas

Para empezar esta semana (laboral, para los que trabajan en Murcia), os propongo empezar con el primer capítulo del libro "Zonas Erróneas". Éste capítulo no tiene desperdicio. Pese a que me gustaría, no puedo reproducirlo en su totalidad (la longitud, mi tiempo vital, ... etc -soy un perro-) así que os pondré uno de los fragmentos del principio. El título del capítulo es "Haciéndote cargo de ti mismo". Sugerente, ¿verdad? La segunda de las páginas contiene el siguiente fragmento que a muchos tocará de cerca. Cómo dicen los evangelistas que dijo Jesús, "Quien tenga oídos que oiga".

El hacerte cargo de ti mismo significa dejar a un lado ciertos mitos muy generalizados. A la cabeza de la lista está la noción de que la inteligencia se mide por la capacidad de resolver problemas complejos; de escribir, leer y computar a ciertos niveles; y de resolver rápidamente ecuaciones abstractas. Esta visión de la inteligencia postula la educación formal y el conocimiento académico o la cultura como la verdadera medida de la realización personal. Fomenta una especie de esnobismo intelectual que ha traído consigo consecuencias muy desmoralizadoras. Hemos llegado a creer que una persona es "inteligente" si tiene una serie de títulos académicos, o una gran capacidad dentro de alguna disciplina escolástica (matemáticas, ciencias), un enorme vocabulario, una gran memoria para recordar datos superfluos, o si es un gran lector. Sin embargo, los hospitales psiquiátricos están atestados de pacientes que tienen todas las credenciales debidamente presentadas -como de muchos que no las tienen-. El verdadero barómetro de la inteligencia es una vida feliz y efectiva vivida cada día y en cada momento de cada día.



Bueno, espero vuestros comentarios. De todos modos, mañana ya vuelven Jack y Bender de su aventura parisina y seguro que tienen algún post interesante que poner.

24 comentarios:

  1. Yo particularmente, si quiero saber más de lo que dice el libro, pues me lo compraré.
    Lo que quiero decir es que la tónica general de los libros de autoayuda ya la sabemos, no creo que hayas leido ahí, nada que no supieras antes, que si, que vale, que puede que te haga reflexionar el hecho de leerlo, pero al fin y al cabo, cada cual sabe de sus zonas erróneas, allá él si no las quiere reconocer.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bien!, eso está bien. Una persona como tú puede aportar mucho si se lee el libro. Me gustará oír tus críticas ácidas sobre el mismo. Y es que a pesar de ser su divulgador aquí, tengo mis reservas sobre el mismo.

    Creo que el libro no solo dice cosas que sabemos. Sino vaya tontería: escribirlo, editarlo, publicarlo, comprarlo -o bajarlo- leerlo -o echarle un vistazo-... (bueno, esto no es ningún argumento convincente, véase Dan Brawn)

    Creo que este fragmento es interesante. Nos pese a quién nos pese, el hecho de ser señores titulados no nos hace más inteligentes que a los cou-pelaos. (De hecho los unos viven de prestao y los otros tienen casa propia, jaja -en general-)

    Una persona que sabe encontrar la felicidad ahí donde va, y se encuentre con lo que se encuentre, como decía nuestro amigo del Instituto: "Es mi lider". Conozco a pocas personas así y lamento reconocer que yo no soy una de ellas. Sí, hay algunas de las zonas erróneas que me tocan muy de cerca.

    En fin, me vuelvo a liar...

    ResponderEliminar
  3. Cuánta razón tiene también este post! jeje Conozco también a una persona, sobre la que alguien dijo "Fulanito siempre fue mu listo pa los estudios, pero mu tonto pa la vida". Y os preguntaréis: ¿Tonto por qué? Pues bien, supongo que más bien habría que formular la pregunta de otra manera y decir ¿Tonto para quién? Y es que todo es relativo, y depende mucho del cristal de la lente con la que lo veamos.

    Está claro que la inteligencia de la que todo el mundo habla ( la que se mide mediante los test de inteligencia ) es la más fácil de cuantificar y a la que todo el mundo alude. La otra depende mucho de cada persona y su escala de valores, sus gustos, opiniones, forma de ver la vida, etc.

    A tí te puede resultar más listo el que ha llegado a juez o a presidente del gobierno, o el que ha llegado a notario porque gana una pasta, pero a otros les puede resultar más listo el que se lo ha montado de tal manera que ha conseguido un trabajo con el que ganando lo suficiente para vivir dé el menor golpe posible y que le permita disfrutar de sus aficiones y de la vida en general, aunque renuncie con ello a otras riquezas, jeje.

    Así que para mí el tener un coeficiente intelectual de 170 está muy bien, pero es más práctico ser "listo pa la vida", aunque eso muchas veces eso no lo decide uno mismo, porque no siempre sabemos si las decisiones que estamos tomando van a ser las más adecuadas, y también influye un poco la suerte.

    En fín, que como dice Singladur, lo más importante es saber encontrar la felicidad y disfrutar del momento, aunque eso no siempre es fácil...

    ResponderEliminar
  4. Hace meses leí un libro que hablaba de todo esto, y que se llama "La inteligencia fracasada", de José Antonio Marina. Supongo que os sonará. Si no lo habéis leído, os lo recomiendo ;)

    ResponderEliminar
  5. Es que está claro que se distinguen dos tipos de inteligencia, por así decirlo.
    Esa que se mide con tests, y la inteligencia emocial, que a la hora de la verdad, es la que guía tu manera de enfrentarte al día a día.

    Yo no tendré un gran abanico de conocimientos, pero me considero BASTANTE inteligente.

    No se han de confundir términos, "no es más tonto el que menos sabe", e incluso puede ocurrir al contrario.

    ResponderEliminar
  6. A mi me hace particularmente mucha gracia eso de "listo para la vida”, porque infinitas veces y seguro que como a Edward me han dicho eso de “listo para los estudios” y “no listo para la vida”, pero ¿Qué es ser listo para la vida? ¿Ser un geta que se aprovecha de la buena voluntad de los demás para vivir sin dar ni chapa? ¿Colarse en la carnicería para no hacer cola? ¿Sacarle cuatro copas al pringado de turno en la barra de un bar? Pues bien supongo que eso depende de la escala de valores de cada uno, como bien apunto Edward, a mí esa gente me parecen parásitos, y no quiero ser como ellos. Cosas como defraudar impuestos, colarse en las colas y aprovecharse del esfuerzo de los demás lo puede hacer cualquiera, sacarse unas oposiciones para notarias no, y no olvidemos que el “listo para la vida” no depende de si mismo sino de gente que deja que se aprovechen, por poner un símil de su “anfitrión”, y que el parásito siempre esta a merced del anfitrión, o bien porque el anfitrión desaparezca (entonces tendrá que buscarse otro) o bien porque el anfitrión decida deshacerse del parásito.
    Por último puedo aseguraros por experiencia personal de trato con esa gente que no son felices ni se sienten realizados, y que la mayoría viven con complejo de inferioridad e inseguridad, sólo que no dejan que lo notemos. En mi opinión la persona realmente inteligente es aquella que no depende de la voluntad de nadie y que por si misma puede proveerse de todo lo necesario para ser feliz a su manera, pues la felicidad no es universal cada uno tiene su particular forma de ser feliz, y no siempre se es feliz, la felicidad es sólo un estado pasajero por el que se pasa antes de morir, al igual que la ira, la tristeza, el odio y el amor, y demás sentimientos, así que no hay que obsesionarse por uno en particular .

    ResponderEliminar
  7. Y dale con los demás... Lo que entiendo del libro y en lo que creo que profundiza no es en llamar a nadie tonto o listo. NO. No se trata de que yo juzgue si tú, anónimo, o tú, Edward, o quién sea, es más listo o menos listo según los parámetros que yo considere. Por supuesto eso es subjetivo y dependerá de mis valores que, por supuesto también, estarán, en mayor o menor medida, influenciados por la sociedad (en ética se llaman procesos de socialización).

    Creo que lo interesante es centrarse en la Inteligencia Emocional (término que desapruebo). No se trata de cosas como: "no son felices ni se sienten realizados, y que la mayoría viven con complejo de inferioridad e inseguridad, sólo que no dejan que lo notemos". Se trata de cada uno de nosotros, como seres individuales que viven en una sociedad. No en juzgar a los seres de nuestra circunstancia -soy fan de Ortega-.

    Ya iré avanzando otros fragmentos más aclarativos. Creo que el siguiente centra un poco el tema, y pone de manifiesto lo que el autor quiere decir con inteligencia:

    "Las personas inteligentes [...] están en control de sí mismas. Ellas saben enfrentarse con los problemas que hay en sus vidas. Nótese que no dije resolver los problemas. En vez de medir su inteligencia por su capaacidad de seguir siendo igualmente felices y valiosas, se solucione o no el problema."

    Nota: Luego no habla de la inteligencia que te hace tomar la decisión de hacer algo. Si no de la inteligencia que te hace vivir con tu realidad.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, pues entonces bajo mi punto de vista soy inteligente :D, así que como dice la canción de mecano: "... y lo que digan los demás esta de más..."

    ResponderEliminar
  9. Por cierto singladur, ¿Que te parece la idea de quedar en mi humilde casa, la cual no ha visto usted aún y hablar de estos temas en persona, junto con mi esclavo edward y quien más se quiera apuntar?, Creo que sería divertido, constructivo e instructivo, además de un aliciente para reunirnos ya que nuestras conversaciones habituales solo giran en torno a temas más o menos superfluos, aunque respetables.

    ResponderEliminar
  10. Tengo pendiente una visita a tu morada. Hace tiempo que no argumento en persona sobre temas que me gustan y en profundidad. Así que tu propuesta me seduce bastante.

    Podemos perfilar los pormenores entre todos los frikimanes interesados.

    El lugar, el formato, jajaja, vosotros me entendéis.

    ResponderEliminar
  11. Es que eso no es ser "listo pa la vida" anónimo, eso es ser un fresco, sinvergüenza, aprovechao!!! No confundamos términos. Creo que tiene bastante razón Singladur en su último comentario: lo más importante no es resolver esos problemas, sino aprender a vivir con ellos.

    ResponderEliminar
  12. Ah, por cierto, el esclavo de Yeims no soy yo, es el Sr. Kwame Brown( buscadlo en la wikipedia ), que diga Güinston.

    Me gusta el tema de la inteligencia emocional. Creo que cuando esté menos liao me voy a animar a leer algo sobre estos temas tan interesantes que ha propuesto Singladur, que me están gustando más que sus jeroglíficos matemáticos :D

    Por cierto, porque no firmais todos, que esto es un lío?! :D

    ResponderEliminar
  13. Si que soy inteligente, si...Cuánto me gustaría equivocarme más.





    Chavela

    ResponderEliminar
  14. "Singladur dijo...

    ¡Bien!, eso está bien. Una persona como tú puede aportar mucho si se lee el libro. Me gustará oír tus críticas ácidas sobre el mismo."

    Pues mira, me lo pensaré, y eso que ya lo tuve en mis manos cuando estuve en la fnac, y al final lo dejé...No se si preocuparme porque me confundais con Yeims ;P

    Bechos

    ResponderEliminar
  15. jejeje. Perdona el error. Es que como dice Edward, si más de una persona firma como anónimo pues... me hago un lío.

    Si pones como ahora algo que te identifique (Teresa de Calcuta) pues se te reconoce.

    ResponderEliminar
  16. No pasa nada : ) no te preocupes, tratará de identificarme para no causar confusión ;)

    ResponderEliminar
  17. Estoy de acuerdo con lo que decis casi todos, aunque no creo que lo que dice el libro vaya por lo de los sinvergüenzas que hay por ahi aprovechandose de la gente jeje

    Parece lógico pesar, que él que mejor vive no es el que tiene o sabe más cosas, sino el que es más féliz en cada momento de su vida. Pero también es cierto, que hay que saber mucho (pero no de cosas que están escritas) para ser siempre "inteligente" en esta vida :-)

    ResponderEliminar
  18. ¿Te parece un intercambio de links con mi blog de música? Si te interesa agregá mi enlace fantasmavelez.blogspot.com con título "Soy del Montón", y dejame un comentario así agrego el tuyo.

    ResponderEliminar
  19. Bueno bueno, como os veo tan trascendentalistas últimamente con el tarro quemao de tanto pensar, os diré algo a colación del tema "inteligencia".

    Como la inmensa mayoría de vosotros sabe; hace tiempo que renuncié a mi inteligencia académica.

    Llegó un momento en mi vida en la que a mi corto entender la rama de sabiduría por la que había optado no me conducía a otra cosa que a pasar hambruna esperando a que surtiera efecto lo que todo el mundo decía, eso de que teniendo una carrera íbamos a estar mejor pagados y toda las patrañas esas.

    Esto en mi caso no se dió y supongo que tampoco en muchos de mis compañeros y es posible que ni se dé.
    El problema es que en esta vida hace falta solo una cosa que es el dinero. Teniendo esto lo tendreis todo y el que os diga lo contrario son pajas turcas.

    Desde entonces intento ser feliz por otros derroteros aunque me cueste la vida o morir joven pero quiero borrar de mi ser ese sentimiento de haber desperdiciado 6 putos años de mi vida acumulando sabiduría.

    A tomar por culo la sabiduría. Ahora para mi no es más listo el que mas sabe sino el que menos se equivoca en sus decisiones.

    ¿Me habré equivocado yo? No lo sé amigos, espero que no demasiadas veces......

    Guasowsky

    ResponderEliminar
  20. Señor Guasowsky ¿Cómo sabe usted si una decisión es acertada o no? ¿Acaso dispone de otra vida para comprobarlo?

    ResponderEliminar
  21. Estoy totalmente de acuerdo con Guasowsky: a la hora de la verdad lo que cuenta es que a final de mes cobres tanto dinero, y que puedas sobrevivir... Te da igual tener 3 carreras o lo que quieras tener, lo que cuenta es la tela... Es triste, pero es asi. Conozco a una persona que fue número 1 de su promoción aquí en Murcia y trabaja en un establecimiento de comida rápida. No creo que nadie sea "tonto para la vida", a veces es cuestión de suerte.

    Además, cuando terminas el instituto nadie te dice la situación laboral que te vas a encontrar cuando 5 años después termines tal o cual carrera y con 18 años en la mayoría de los casos no se está preparado para tomar una decisión tan importante...

    A veces la que pueda parecer que va a ser la mejor decisión a la larga puede no serla, y viceversa... En esta vida nunca se sabe lo que puede pasar... :p

    ResponderEliminar
  22. En eso tienes razón, yo a los 18 no estaba ni mucho menos preparada para decidir a qué "dedicar el resto de mi vida", por decirlo así, la mentalidad de mi padre tampoco me permitió tomar un tiempo de reflexión, asi que al final lo que suele pasar es que si no eres de los típicos que saben lo que quieren ser desde pekes, acabas haciendo algo que psssé. No me desagrada lo que hice, pero tal vez de haber podido pensar mejor, hubiera hecho otra cosa..
    Bechos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.